NUESTRO ORATORIO ES UNA MARAVILLOSA REALIDAD